La Federación Internacional de Periodistas insta a informar con responsabilidad sobre el coronavirus

MADRID, 17 DE MARZO DE 2020. La Federación Internacional de Periodistas (FIP), que representa a más de 600.000 profesionales  de146 países,  insta a informar con responsabilidad sobre la pandemia del Coronavirus (COVID-19), evitando la creación de un pánico injustificado que puede agravar la situación.


En un comunicado, la FIP subraya que el papel fundamental de los medios es suministrar a los ciudadanos información verificada, precisa y factual, evitando un enfoque sensacionalista que puede conducir al pánico general y al miedo.

Periodistas y medios deben informar sobre hechos y con fuentes científicas fiables, sin especulación alguna, usando también un vocabulario que no induzca al miedo y pueda originar un estado de alarma que no se corresponde con la realidad.

La FIP, a la que pertenece la Federación de Asociaciones de Periodistas de España (FAPE), señala que los periodistas deben ser especialmente sensibles hacia la intimidad de las personas afectadas por la pandemia.

En el mismo sentido, la FIP reclama a las autoridades públicas y a las instituciones médicas que suministren información puntual y transparente para que los periodistas tengan acceso a todo la información disponible.

“La responsabilidad del periodista hacia la ciudadanía prevalece sobre cualquier otra responsabilidad. Los medios pueden aumentar el conocimiento público de la situación a través de informaciones que eduquen, alerten e informen adecuadamente del problema”, dice el secretario genera de la FIP, Anthony Bellanger.

Por su parte, el presidente de la FAPE, Nemesio Rodríguez, destaca que la crisis del coronavirus ofrece a los medios que apuesten por la información veraz, verificada, contrastada y sujeta a las normas deontológicas una oportunidad extraordinaria para convencer a los ciudadanos de que el periodismo de calidad es el mejor antídoto para luchar contra la desinformación y las noticias basura..

La FAPE apoya y se solidariza con los periodistas que están trabajando para tener informada a la población

MADRID, 16 DE MARZO DE 2020. La Federación de Asociaciones de Periodistas de España (FAPE) apoya y se solidariza con los periodistas de las redacciones de los diferentes medios de comunicación que se encuentran realizando su trabajo y les recuerda la misión de servicio público de esta profesión, para tener informada de forma veraz a la población.


También les aconseja que, en el ejercicio de su trabajo, extremen las precauciones, como recomiendan las autoridades sanitarias, para no perjudicar su salud ni la de los demás.

La FAPE solicita a las empresas que adopten todas las precauciones que sean necesarias para proteger la salud de los periodistas y de los fotorreporteros que, por necesidades informativas, tengan que cubrir las noticias en la calle, además de que fomenten el teletrabajo en la medida que sea posible.

Asimismo reclama de las empresas periodísticas que no empleen el Real Decreto de declaración de Estado de Alarma para hacer regulaciones de empleo encubiertas, no justificadas, en un momento en que los medios son imprescindibles en la sociedad.

De acuerdo con el Gobierno, los periodistas podrán moverse para desarrollar su trabajo y bajo la libertad de información y necesaria información que los ciudadanos necesitarán. También ha considerado que aquellos quioscos de prensa y que venden productos informativos, son de primera necesidad.

La FAPE considera que es esencial que los medios y los periodistas contribuyamos a informar cuantas veces sean necesarias a la ciudadanía sobre las medidas que deben adoptar para afrontar la pandemia, cumpliendo de esta manera nuestra función de servicio público, incluso aunque se preste desde empresas privadas.

La FIP pide la ratificación del Convenio 190 sobre acoso y violencia en el trabajo

       
 
Bruselas, 6 de marzo de 2020 - Para conmemorar el Día Internacional de la Mujer el 8 de marzo, la Federación Internacional de Periodistas (FIP) insta a los gobiernos del mundo a que ratifiquen el Convenio 190 de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) sobre acoso y violencia en el mundo del trabajo y trabajen para acabar con la violencia contra las mujeres periodistas.
 
El Convenio 190 fue adoptado por la Organización Internacional del Trabajo (OIT) el 10 de junio de 2019 y encuentra en proceso de ratificación por los Estados Miembros. La FIP y otras Federaciones Sindicales Mundiales han estado trabajando durante años para que disarrollara una convención que prohíba de forma específica la violencia de género en el trabajo.
 
Según las estadísticas de la FIP, el 65% de las mujeres periodistas han sufrido al menos una vez violencia en el trabajo, ya sea en las redacciones, en el trato con sus fuentes de información, en casa, en su camino al trabajo oa través internet. Esta violencia da en múltiples formas: ataques físicos, tocamientos indeseados, comentarios sexistas, abuso online, amenazas e intimidaciones en todas sus formas.
 
La FIP has reiterated that the violence and the devotion of devastating en el bienestar de las periodistas, su trabajo, su vida privada y, por extensión, la libertad de prensa se ve mermada.
 
El nuevo Convenio protects a todos los trabajadores de los medios de comunicación, regardless of contractual situation. Además, hace que la violencia y el acoso laboral sean consideradas cuestiones de salud y seguridad, obligando así a los medios de comunicación to include ambas a la hora de gestionar cuestiones de salud y seguridad en el trabajo.
 
El Convenio también cubre la violencia de género en todas sus formas: el acoso sexual, la intimidación, persecución y el acoso online. Además, el convenio también aplica a la violencia doméstica ya that ésta puede to have a serious impact in mental salud y en el rendimiento laboral de las víctimas.
 
El Secretario General de la FIP, Anthony Bellanger, ha dicho: " El nivel de violencia al que se enfrentan las mujeres periodistas es inaceptable ya menudo tiene su origen en el género. Una vez un estado ratifica el Convenio, éste est convirte en legallyemente Esperamos que las mujeres periodistas reciban un mayor apoyo de su empleador cuando sufran acoso y violencia. Instamos a nuestros afiliados a hacer una campaña nacional para que sus gobiernos ratifique este Convenio tan necesario ".
 
La Presidenta del Consejo de Género de la FIP, María Ángeles Samperio, dijo: "La violencia de género es un fenómeno desenfrenado en el periodismo y ha llevado a muchas mujeres a la autocensura. Es hora de que los gobiernos sean responsables y hagan un cambio. Y es hora de que los empleadores de los medios de comunicación prohíban el acoso y la violencia en sus lugares de trabajo, también la ejercida online ".
 
Los sindicatos pueden trabajar desde yapara este cambio sea una realidad informando a sus afiliados sobre el Convenio, añadiendo cláusulas para el end de la violencia y el acoso en el trabajo en los convenios colectivos y trabajando con los medios de comunicación para desarrollóidas políticas sobre salud y seguridad que incluyan la violencia y el acoso y, de forma específica, la violencia de género.
 
 
 
 

Declaración de la FAPE en el Día Internacional de la Mujer

MADRID, 06 DE MARZO DE 2020. Con motivo de la celebración del 8 de marzo, la Federación de Asociaciones de Periodistas de España (FAPE) insta a los editores y a los directores de los medios a que apliquen las medidas que sean necesarias para proteger a las periodistas de la violencia y el acoso en el trabajo y en las redes sociales, uno de los problemas más graves que sufren las mujeres que ejercen el periodismo.

La FAPE se une a la campaña de la Federación Internacional de Periodistas (FIP), de la que es socia, en defensa de la convención de la Organización Mundial del Trabajo (OIT) sobre violencia y acoso en el trabajo, un acuerdo que puede mejorar claramente la situación de las mujeres en el mundo laboral.

En este sentido, la FAPE celebra que el Gobierno haya iniciado la tramitación del convenio, según anunció el pasado día la ministra de Trabajo y Economía Social, Yolanda Díaz, que añadió que el pacto ampara a los/as trabajadores frente a la violencia y el acoso en todo tipo de situaciones (en el centro de trabajo, en los desplazamientos, en los viajes de empresa, en las redes sociales...) y con independencia del tipo de contrato que hayan suscrito, incluidos los becarios.

La Convención recoge de forma específica la violencia online, de tal forma que los gobiernos estarán obligados a adoptar una legislación que proteja a los/as periodistas de los ataques en redes y a crear mecanismos de denuncia.

Por su parte, los editores tienen el deber de garantizar un lugar de trabajo seguro y proporcionar un mecanismo sólido para que las afectadas puedan presentar sus denuncias y reciban protección cuando sean objeto de acoso y/o abuso en línea.

Una encuesta de la FIP mostró en 2017 que el 43% de las periodistas que respondieron habían sufrido acoso en línea. Otra encuesta de la FIP de 2018 reveló que solo la mitad de las víctimas (53%) informaron del acoso a los directivos de sus medios, a los sindicatos o a la policía, y en dos tercios de los casos no se hizo nada.

En el Día Internacional de la Mujer, la FAPE reclama que los editores se comprometan de una manera decidida a aplicar políticas que acaben con las limitaciones que sufren las periodistas a la hora de desarrollar sus carreras profesionales y les permitan el acceso a puestos directivos, en los que están infrarrepresentadas a pesar de ser mayoría en las redacciones, además de medidas que favorezcan la conciliación de la vida laboral y familiar y eliminen la brecha salarial, obstáculos que impiden alcanzar la igualdad real en nuestro oficio.

Además, desde la FAPE seguimos apostando por visibilizar a las mujeres en los medios de comunicación para que no queden relegadas a un segundo plano o solo se las represente como víctimas.

En definitiva, los medios deben aportar la visión de mujeres expertas, directivas, deportistas, etc. y no quedarse únicamente en la de los hombres, que tradicionalmente han venido siendo los protagonistas.

La FAPE hace un llamamiento a los medios para que informen con rigor sobre el coronavirus

 

 

 

MADRID, 26 DE FEBRERO DE 2020. Ante el surgimiento de nuevos casos de enfermos por el coronavirus, la Federación de Asociaciones de Periodistas de España (FAPE) hace un llamamiento a todos los medios de comunicación para que informen con rigor y datos reales, verificados y contrastados sobre este problema, sin recurrir a enfoques amarillistas o sensacionalistas que solo pueden crear situaciones de miedo generalizado.

 

Igualmente, pide a las administraciones, ya sean estatales como autonómicas, y a los responsables de los centros médicos que informen con puntualidad y transparencia sobre esta enfermedad a fin de que los ciudadanos reciban un bagaje de conocimientos que les permitan enfocar el problema con serenidad y apliquen las medidas de autoprotección que recomienden las autoridades sanitarias.

 

La FAPE recuerda a los periodistas que nuestro Código Deontológico nos reclama que, sin perjuicio del derecho de los ciudadanos a la información, respetemos el derecho de las personas a su propia intimidad e imagen, sobre todo en el tratamiento informativo de los asuntos en que medien elementos de dolor o aflicción en las personas afectadas.

 

En estos casos, el periodista evitará la intromisión gratuita y las especulaciones innecesarias sobre los sentimientos y circunstancias de las personas afectadas, sin olvidar que las restricciones sobre intromisiones en la intimidad deberán observarse con especial cuidado cuando se trate de personas ingresadas en centros hospitalarios o en instituciones similares.

 

La función social que protagoniza el periodismo en provecho de la comunidad tiene su máxima expresión en las crisis y conflictos.  Reconocida nuestra influencia en la formación de la opinión pública, debemos ser conscientes de que los titulares y las noticias alarmistas, sensacionalistas o amarillistas siembran la desconfianza y pueden crear un estado de alarma que no se corresponda con la realidad.

 

En las situaciones de catástrofes o de epidemias, la disciplina de la verificación y el recurso a fuentes fiables, elementos fundamentales del periodismo, cobran un imprescindible relieve especial y son el mejor antídoto contra la difusión de noticias falsas o engañosas que, en casos como el que estamos abordando, proliferan en las redes sociales, planteando estrafalarias explicaciones sobre el origen del coronavirus o recetas milagrosas para su cura.

 

También hay que señalar que en las situaciones de crisis es cuando los medios tienen la posibilidad de demostrar a los ciudadanos que pueden confiar en nuestro trabajo y que el periodismo de calidad, es decir, el veraz, el que verifica, contrasta y se asienta en valores éticos, es un bien valioso que conviene preservar.

 

En el caso del coronavirus, ese bien se afianza si trabajamos para aumentar el conocimiento del público mediante informaciones que eduquen, avisen e informen con datos reales.   Cuanto mayor y mejor conocimiento sobre el coronavirus tengan los ciudadanos con nuestro trabajo, más se reducirá la sensación de miedo y de histeria que puede derivar de una información alarmista, basada en especulaciones y conjeturas sin fundamento.

 

MADRID, 26 DE FEBRERO DE 2020. Ante el surgimiento de nuevos casos de enfermos por el coronavirus, la Federación de Asociaciones de Periodistas de España (FAPE) hace un llamamiento a todos los medios de comunicación para que informen con rigor y datos reales, verificados y contrastados sobre este problema, sin recurrir a enfoques amarillistas o sensacionalistas que solo pueden crear situaciones de miedo generalizado.

 

Igualmente, pide a las administraciones, ya sean estatales como autonómicas, y a los responsables de los centros médicos que informen con puntualidad y transparencia sobre esta enfermedad a fin de que los ciudadanos reciban un bagaje de conocimientos que les permitan enfocar el problema con serenidad y apliquen las medidas de autoprotección que recomienden las autoridades sanitarias.

 

La FAPE recuerda a los periodistas que nuestro Código Deontológico nos reclama que, sin perjuicio del derecho de los ciudadanos a la información, respetemos el derecho de las personas a su propia intimidad e imagen, sobre todo en el tratamiento informativo de los asuntos en que medien elementos de dolor o aflicción en las personas afectadas.

 

En estos casos, el periodista evitará la intromisión gratuita y las especulaciones innecesarias sobre los sentimientos y circunstancias de las personas afectadas, sin olvidar que las restricciones sobre intromisiones en la intimidad deberán observarse con especial cuidado cuando se trate de personas ingresadas en centros hospitalarios o en instituciones similares.

 

La función social que protagoniza el periodismo en provecho de la comunidad tiene su máxima expresión en las crisis y conflictos.  Reconocida nuestra influencia en la formación de la opinión pública, debemos ser conscientes de que los titulares y las noticias alarmistas, sensacionalistas o amarillistas siembran la desconfianza y pueden crear un estado de alarma que no se corresponda con la realidad.

 

En las situaciones de catástrofes o de epidemias, la disciplina de la verificación y el recurso a fuentes fiables, elementos fundamentales del periodismo, cobran un imprescindible relieve especial y son el mejor antídoto contra la difusión de noticias falsas o engañosas que, en casos como el que estamos abordando, proliferan en las redes sociales, planteando estrafalarias explicaciones sobre el origen del coronavirus o recetas milagrosas para su cura.

 

También hay que señalar que en las situaciones de crisis es cuando los medios tienen la posibilidad de demostrar a los ciudadanos que pueden confiar en nuestro trabajo y que el periodismo de calidad, es decir, el veraz, el que verifica, contrasta y se asienta en valores éticos, es un bien valioso que conviene preservar.

 

En el caso del coronavirus, ese bien se afianza si trabajamos para aumentar el conocimiento del público mediante informaciones que eduquen, avisen e informen con datos reales.   Cuanto mayor y mejor conocimiento sobre el coronavirus tengan los ciudadanos con nuestro trabajo, más se reducirá la sensación de miedo y de histeria que puede derivar de una información alarmista, basada en especulaciones y conjeturas sin fundamento.


search
Copyright ©2021 periodistascompostela.gal - Design by www.zanwenga.com
f t g m

Reporteros sin fronteras